Línea y puntos de debate

Desde el comienzo del 15M, nuestra Comisión nace con el rol de asumir parte de la organización de las movilizaciones de dicho movimiento, tales como la gran manifestación del 19J, también, y sobre todo, porque el grupo que la formamos, damos gran importancia a dar visibilidad a la clase trabajadora ya que esta es la más afectada de la situación actual de explotación en nuestra sociedad, entendemos que en el fondo se trata de una lucha de clases, la clase burguesa, aquella que tiene los medios de producción, contra la clase obrera, aquella que sin poseer tales medios vende su fuerza de trabajo.

Entendemos como trabajadores no solo a los asalariados que trabajan en las fábricas, en los servicios, en la educación, etc.,  sino también a los parados/as, a los estudiantes del sistema educativo público, a los jóvenes con contratos precarios, a los inmigrantes, a las mujeres trabajadoras que sufren la discriminación laboral y la doble explotación con trabajos no reconocidos, en suma, a todos aquellos que sufren la opresión de la clase dominante. Hoy en día, el concepto de clase obrera está desdibujado y marginado, por sectores como la burguesía, la derecha y la izquierda institucionalizada que se han empeñado en querer hacer desaparecer tal concepto con la intención de dividir y confundir con  fines políticos bajo sus propios intereses y al servivio de gran capital. Por esta razón creemos que es importante rescatar el espíritu de la unidad de la clase trabajadora, para que esta pueda unirse y luchar haciendo un frente único contra la explotación capitalista.

Por ello, el mensaje de solidaridad es importante, una solidaridad que vaya más allá de la problemática en los propios centros de trabajo y traspase las puertas de estos para confluir con el resto de sectores y compañeros trabajadores. La finalidad de tal solidaridad, es la de poder llegar a una Huelga General, a nuestro entender indefinida, como mayor arma  de los trabajadores, ya que son en el fondo, los que tienen en su mano la posibilidad del paro de la producción, motor del sistema capitalista, para luchar contra los recortes, los despidos y demás abusos laborales. En este sentido, entendemos la Huelga General, no solo solo como tal paro de la producción, sino también como la oportunidad de que tanto parados, estudiantes, trabajadoras del hogar e inmigrantes, se puedan sumar saliendo a la calle con un plan de lucha, incluyendo un boicot del consumo como otras medidas de huelga social.

También reconocemos la traición a los trabajadores desde las cúpulas de los sindicatos mayoritarios con sus políticas seguidistas y de complicidad con el gobierno y la patronal. Por tal razón, nos dirigimos a los sindicatos de izquierdas y alternativos y a los sectores combativos de base, para que luchen al margen de estos y promuevan el debate tanto en sus sedes como en los centros de trabajo. Tal mensaje tiene como fin la unidad de los trabajadores, ya que es su verdadera fuerza. Esta es la finalidad de los Encuentros de Trabajadores que llevamos organizando y que desde aquí, os animamos a que os sumeis al III Encuentro que está en marcha para que por fín, el trabajador encuentre un marco donde pueda ser oída su voz.

Creemos importante que sepais, que desde el principio del 15M en la Plaza Cataluña y desde nacimiento de nuestra comisión, hemos tenido que luchar para que nuestra dirección y línea de trabajo sea comprendida y aceptada y que llegara a ser legítima, legitimidad que a pesar de ser apoyada por la Asamblea General de entonces, tras la descentralización de la Plaza Cataluña hacia los Barrios, hoy en día aún hay sectores de estos que cuestinonan dicha legitimidad, con argumentos tales como que el concepto de clase obrera está pasada de moda, o que los trabajadores ya se encuentran en los barrios y sus asambleas y otro tipo de razones estériles y confusas. Contrariamente a estos sectores, hay otros, desde los cuales manifiestan un interés en nuestra línea de trabajo, sumándose con la intención de crear  Comisiones Laborales ya que piensan como nosotros, que el rol del trabajador es de suma importancia. Dicho mensaje empieza a calar ya no solo en barrios de Barcelona, pueblos y ciudades de Cataluña, sino también en diferentes regiones y ciudades de España tomando la Huelga General y la unión de los trabajadores como una alternativa seria de combate.

Pensamos que es sumamente importante la coordinación entre las diferentes Comisiones, asambleas de barrios y pueblos, sumado a los sindicatos de la izquierda combativa y comprometida, para que estas fuerzas unidas puedan dar un resultado contundente.

Durante nuestra visita a Madrid, en los días en que las Marchas que desde diferentes puntos de España llegaban a la capital, y tras nuestra intervención en la asamblea general en el parque del Retiro, hubo un gran interés en la propuesta que planteamos, de la cual surgió una asamblea paralela tras la que, después de intercambiar opiniones con representantes de diferentes puntos de España, surgió la idea de crear una Coordinadora Estatal que aglutinara las fuerzas para llegar a la Huelga General. De dicho encuentro, nace la propuesta del Manifiesto hacia tal Coordinadora, Manifiesto que aun está construyéndose mediante consenso de todos aquellos interesados. Entendemos que una Huelga General sin la llamada de los dos grandes Sindicatos como son Comisiones Obreras y  UGT, está condenada al fracaso, por eso nosotros no nos vemos como los creadores de esta, sino que nuestra iniciativa es trabajar para que con la colaboración de todos aquellos que como nosotros, piensan en la importancia de dicha huelga, se pueda presionar a tales sindicatos para que la acaben convocando, por eso es dificil ponerle fecha. Sabemos que no hay fórmulas mágicas para que todas estas vías confluyan en un resultado que revolucione el panorama del trabajador, pero creemos que un comienzo es dirigirse a las fábricas para hablar con los trabajadores, apoyar a los piquetes de los centros de trabajo en Huelga de las empresas en lucha y de llevar tales mensajes de unidad y solidaridad como llevamos haciendo desde hace meses. También le damos importancia al interés de informarse y formarse mediante charlas sobre diferentes temas, reforma laboral, pensionazo, etc.

Así que os invitamos a uniros a estas líneas de trabajo y ofrecemos nuestra escucha a posibles propuestas que se sumen a la unidad que todos necesitamos para que nos lleve a ofrecer una alternativa fuerte con la que combatir las desigualdades que estamos viviendo hoy en dia.

Anuncios

3 Respuestas a “Línea y puntos de debate

  1. De todos los grupos que conforman la amalgama de tendencias políticas del movimiento 15M, éste es el que más comprende el fondo del problema. No obstate tenéis un gran reto. La legitimidad la perdistéis por no actuar con resolución en su momento. Nunca es tarde para repasar los errores: Sí, como afirmáis, tuvisteis la mayoria en la Asamblea General, los principios, las resoluciones, etc. tendrían que haber sido recogidas y representadas por un Consejo, siendo éste removible en cualquier momento por mayoria en Asamblea General. Este órgano representate de la Asamblea pero supeditado a esta, tendría legitimidad para delegar y comisionar. Y ahora no os encontrarias sin legitimidad.

    Hay que entender que la suma de las tendencias, esto es, el número de individuos que conforman un movimiento no es directamente proporcional a su fuerza. Es la resultante de los diferentes véctores de fuerza de las diferentes tendencias lo que cuenta.

    Unos principios, un programa de acción que os distinga de las otras tendencias es imprescindible, sólo con coraje y resolución con uno definición clara de quién sois, de qué pretendéis respadado con la acción se conquista la legitimidad a los ojos de las masas.

    Son los trabajadores quienes se han de liberar a sí mismos, ser protagonistas en la lucha, -es su papel histórico; nadie lo hará por ellos- y comprender que la autorganización y crear sus órganos de poder, es tarea imprescindible, si no quieren volver a ser otra vez más moneda de cambio. ¡Para ello necesitaran toda la ayuda del mundo!

    Suerte.

  2. Qué algunos sectores cuestionen nuestra legitimidad con razones estériles, no significa que no la tengamos, simplemente nos obligan a luchar para defenderla, y, son nuestros pricipios y líneas de trabajo junto con nuestros actos, los que creemos que al final acabaran por convencer y echar atrás aquellos argumentos de tres al cuarto por parte de a los que les somos incómodos. Muchas gracias señor Foratdecuc, las críticas constructivas y el apoyo siemnpre es bienvenido…desde aquí le invito a que siga su interés por nuestro trabajo a través del blog y a aportar aquello que crea necesario…gracias camarada, seguiremos luchando por la victória de la clase trabajadora!

  3. Esta situación viene renqueando con resultados trágicos a lo largo de la Historia. La actual situación no es nueva, ya en mayo 68, el gran boom de la posguerra provocó cambios importantes en conciencia de las masas. Son estos cambios, los que hoy a diferencia de ayer, paradojicamente ante la falta de una vanguardia politizada, sirven de férula donde se apoyan los viejos trapos Proudhonianos del anarquismo adornados con puntillas. La comprensión es nuestra mejor arma contra la tendencia antirevolucionaria que juega la ideología dominate reaccionaria en sus diferentes tendencias.

    LA ZANAHORIA DE LA SOCIEDAD DEL BIENESTAR

    La actual recesión económica a nivel global confirma el análisis y la previsiones, en base a la teoría marxista, que se han venido efectuando desde el final de la Segunda Guerra Mundial; Las tendencias que a largo plazo hacen imposible que el neocapitalismo conserve la “estabilidad en el crecimiento”

    Cuando la tasa de crecimiento aumenta como ocurrió desde principios de la década de los 50 hasta la mitad de los años 60 en Europa occidental, y después del boom que siguió a la llamada crisis del petróleo, las condiciones de casi pleno empleo permiten a los trabajadores conseguir un rápido aumento en sus salarios reales, lo que, unido al aumento acelerado de la composición orgánica del capital tiende a hacer bajar la tasa de ganancia. Ante esta situación el sistema se ve obligado a reaccionar, y tal reacción generalmente reviste dos formas o una combinación de ambas. Una es la racionalización o automatización, es decir se hace aumentar la competencia entre hombres y máquinas por medio de la reconstitución del ejército de reserva de desocupados a fin de hacer bajar los salarios. La otra reacción se realiza a través de restricciones, voluntarios o compulsivas, en los salarios: políticas de ingresos y legislación antisindical y contraria las huelgas; o, dicho de otra manera, se trata de evitar que el trabajo se aproveche de las condiciones relativamente favorables en el mercado del trabajo para aumentar su participación en el nuevo valor creado.

    Las altas tasas de crecimiento del PNB que tienen lugar en las condiciones neocapitalistas de “precios administrados”, de garantía estatal de las superganancias monopolistas, y de la eco-nomía armamentista permanente, -aún después de la caída de la URSS, por la innovación tecnológica acelerada-, significan inflación.

    Todo intento de detener la inflación estrangula el auge económico y precipita una recesión. Las fluctuaciones en las inversiones y los desórdenes monetarios se conjugan para acrecentar la inestabilidad económica misma que es profundizada por la acelerada concentración de capital tanto nacional como internacional. Así, el sistema tiende paralelamente a producir un aumento marginal de la desocupación y a precipitar una recesión generalizada en todo el mundo occidental. Ambas tendencias hacen bajar la tasa de crecimiento; de igual modo opera la incapacidad del sistema para aumentar constantemente la tasa de crecimiento de los gastos de armamento y el continuo aumento de los gastos de administración del Estado, es decir, la imposibilidad de aumentar su participación dentro del producto nacional bruto sin amenazar a la reproducción ampliada, y, consecuentemente el propio crecimiento. La acumulación de una gran masa de capital excedente y la creciente capacidad productiva excesiva en la industria capitalista mundial, actúan en el mismo sentido de abatir la tasa secular de crecimiento.

    El cuadro que surge de todo esto no es el de un nuevo tipo de capitalismo que haya logrado reducir la sobreproducción, sino simplemente el hecho de que el capitalismo ha logrado pos-ponerla gracia a una enorme deuda acumulada y una enorme inflación monetaria que conducen hacia la crisis y el colapso del sistema monetario internacional.

    ¿Son compatibles estas tendencias económicas básicas con una disminución duradera de las tensiones entre el capital y el trabajo? Son muy pocos los elementos que pueden hacer suponer esto. Es cierto que en las fases de rápido crecimiento crean las condiciones para un aumento de los salarios reales y la expansión del consumo de las masa, pero el auge económico tiene un doble efecto sobre la clase obrera.

    Por una parte, la combinación de casi pleno empleo y desarrollo acelerado de las fuerzas productivas, especialmente bajo condiciones de rápido cambio tecnológico, también conducen a un aumento en las necesidades de la clase obrera. La parte del valor de la fuerza de trabajo que Marx llama históricamente determinada y que es atribuible al nivel de cultura dado, tiende a elevarse con mayor celeridad en tales condiciones, por lo general con bastante más rapidez que los salarios. Paradójicamente, en el momento en que se elevan los salarios, la brecha entre el valor y el precio de la fuerza de trabajo tiene a ensancharse; las necesidades socialmente determinadas de la clase obrera crecen más deprisa que su poder adquisitivo.

    Aún más, los salarios reales crecientes se encuentran constantemente amenazados por la erosión. La amenaza del desempleo estructural que se genera, a través del cambio tecnológico y automatización, por políticas de restricción y congelamiento de salarios, por la recesión. Los trabajadores acostumbrados a salarios relativamente altos, tanto más decididamente reaccionan, y si la presión a la baja se intensifica son factores de partida potenciales de verdaderas explosiones sociales.

    LOS ASPECTOS SUBJETIVOS:

    No es un accidente que la juventud obrera tenga mayor disposición para moverse y colocarse a la cabeza de esas revueltas. Las generaciones de trabajadores más viejas tienden a comparar con la miseria de épocas peores e incluso sentirse en la gloria. Pero los trabajadores jóvenes no hacen esta comparación, sino que toman por dado lo que el sistema ha establecido como nivel mínimo social de vida, sin sentirse satisfechos con lo que obtienen, reaccionan enérgicamente a cualquier deterioro en sus condiciones.

    Pero, aún es más importante que la inestabilidad e inseguridad básica de la condición proletaria, que el neocapitalismo no ha superado ni puede superar, es la tendencia inherente del neo-capitalismo a llevar la lucha de clases a un punto más elevado. Mientras los trabajadores se hallaban hambrientos y sus necesidades más inmediatas no se satisfacían, los aumentos salariales estaban en el centro de las aspiraciones de la clase obrera. Mientras estaban amenazados con el desempleo masivo, las reducciones en la semana de trabajo eran vistas esencialmente como medios para reducir los peligros de la redundancia. Pero, cuando el nivel de empleo es relativamente elevado y lo salarios crecen constantemente, su atención se va desplazando a aspectos más importantes de la explotación capitalista.

    La lucha salarial, la contratación por ramas industriales y los intentos de los gobiernos neocapitalistas por imponer política de ingresos, tienden a centrar más atención del trabajador en la división de ingresos nacional, en los grandes agregados de salarios, ganancias e impuestos, que en la división del valor creado a nivel de la fábrica. La inflación permanente, los constantes debates en torno a la política fiscal y la economía de los gobiernos, los repentinos disturbios del mercado del trabajo producto de la innovación tecnológica y la redistribución del conjunto industrial, atraen la atención del trabajador en la misma dirección.

    UN CAMBIO EN LA CONCIENCIA

    El capitalismo clásico educa al trabador para luchar por salarios más altos y menor jornada de trabajo en la fábrica, el neocapitalismo lo educa para cuestionar la distribución del ingreso nacional y la orientación de la inversión al nivel superior de la economía en sus conjunto.

    La creciente insatisfacción con la organización laboral en la planta estimula esta misma tendencia. Entre más elevado es el nivel de calificación y la educación de la clase obrera -y la tercera revolución industrial no deja lugar para una clase obrera sin educación y sin calificación-, más sufre el trabajador por la organización jerárquica y despótica de la fábrica. Mientras mayor es la contradicción ante la riqueza potencial que las fuerzas productivas pueden crear ahora y el desperdicio inconmensurable y absurdo que la producción y el consumo capitalista implican, más fuerte es la tendencia de los trabajadores a poner en discusión no sólo la forma en que está organizada la empresa capitalista, sino también lo que produce (Mayo Francés, Fiat Italia, etc.).

    La lógica de todas estas tendencias coloca al problema del control obrero en el centro de la lucha de clases. Los capitalistas, los políticos e ideólogos burgueses y los reformistas social-demócratas entienden esto a su manera. (Recordar los proyectos de “reformas de empresas” por la “codirección”, “codeterminación” y “participación” en la década de los 60 y la demagogia de De Gaulle en torno a la “participación”, incluso la dictadura bonapartista de Franco en España proclamó también estar en favor de la participación de la clase obrera en la dirección de las empresas ¡hasta Wilson se subió al mismo carro!

    Mas, paralela a estos diferentes proyectos de mistificación y engaño, ha venido teniendo lugar en círculos de la clase obrera una creciente toma de conciencia sobre el hecho de que el problema del control obrero es la “cuestión social” clave en el neocapitalismo. Las cuestiones relativas a los salarios y la disminución de las horas de trabajo son importantes. Pero más importante que la distribución del ingreso es decidir quién va a dirigir las máquinas y quien habrá de determinar las inversiones quién va a decidir lo que debe producirse y cómo debe producirse **(1). Entre finales de la década de los 60 y principios de los 70 los sindicatos británicos y belgas comenzaron a agitar en este sentido; cuestiones que fueron debatidas en Italia al nivel de fábrica y en numerosos grupos de izquierda. En Alemania occidental, Suecia, Noruega y Dinamarca han sido objeto de discusión cada vez en mayor medida dentro de los círculos de izquierda de la clase obrera. Y la “revolución” de mayo en Francia fue la clarinada para que esta ideas emanaran de 10 millones de obreros.

    LA CUESTION DE LA MANIPULACIÓN

    Existe una última objeción. ¿Acaso los monopolista y sus agentes no tienen poderes ilimitados para manipular la ideología y la conciencia de la clase obrera, y acaso no pueden lograr prevenir una revuelta, especialmente una revuelta triunfante, a pesar de las crecientes contradicciones económicas?

    Los marxistas reconocen la posibilidad de manipulación por largo tiempo. ¡Marx escribió acerca de las necesidades y el consumo artificialmente inducidos a los trabajadores hace 150 años! Los marxistas han reiterado mucha veces que “la ideología dominante en cada sociedad es la ideología de la clase dominante”. Ciertamente, y así ha sido reconocido, los trabajadores no se pueden liberar por su propio esfuerzo individual y aun a través de la lucha de clases elementales a un nivel puramente económico y sindicalista, los trabajadores no se pueden liblerar de la influencia de la ideología burguesa y pequeñoburguesa.

    El movimiento obrero socialista clásico trató de alcanzar dicha emancipación ideológica a través de un proceso de constante organización, educación y acción. Pero aún en sus mejores tiempos no logró llegar más que a una fracción minoritaria de la clase obrera. Si se tiene en consideración los datos históricos en ese sentido, se puede apreciar y comprender fácilmente que incluso, en las mejores épocas, esta fracción minoritaria sólo tuvo un contacto superficial con el marxismo.

    Es obvio que las cosas han empeorado desde que el movimiento obrero socialista comenzó a degenerar y dejó de inyectar de manera consistente contraveneno a las ideas burguesas. Los diques se vinieron abajo y la ideología burguesa y pequeñoburguesa, con ayuda de los medios de comunicación modernos, ha penetrado hasta la médula en amplias capas de los trabajadores, incluidos las organizadas en partidos de masas socialdemócratas y comunistas -ahora con otros nombres-

    Pero es necesario tener cuidado y no perder el sentido de las proporciones. Después de todo, el movimiento de la clase obrera en el siglo XIX surgió bajo condiciones en la que la clase obrera se hallaba dominada en mayor medida que ahora por las ideas de la clase dominante. En último análisis, este problema se reduce a lo siguiente: ¿qué fuerza demostrará ser más poderosa para determinar la actitud de los trabajadores frente a la sociedad en que viven: las ideas mistificadoras que reciben, ayer por parte de la iglesia, hoy por parte de los medios de información, o la realidad social que confronta y asimila día tras día a través de su experiencia práctica? Para un materialista plantear la pregunta de esta manera es responderla, aunque será la misma lucha que dirá la última palabra.

    Finalmente, lo que aparece como “manipulación” constante de la conciencia y los sueños de los trabajadores no es sino la estabilidad aparente de la sociedad burguesa: se vive en “los negocios como de costumbre”… Pero la revolución social no es un proceso continuo o gradual; y ciertamente no es “un negocio como de costumbre”. Se trata precisamente de un rompimiento repentino de la continuidad social, un rompimiento con las costumbres, los hábito y el modo de vida tradicional. Después de todo, es bastante con que exista una llama que incendie el combustible de las masa una vez cada quince o veinte años para que el sistema experimente un colapso. Esto ya ha sucedido en la Historia, el mayo francés, y el derrocamiento del franquismo demostró que puede ocurrir en Europa.

    **(1) Es este cambio de tendencia en la conciencia de las masas y la desaparición en escena de una vanguardia politizada es la que facilita la intrusión de los viejos trapos del anarquismo-libertario en el 15M. Efectivamente, paradójicamente son los cambios en la conciencia de las masas, señalado en los párrafos anteriores al punto uno, los que abren la puerta a la doctrina libertaria de la autogestión. Esta gente confunde las ideas y las cosas, habla de categorías en abstracto y no comprende que las categorías son abstracciones de las relaciones sociales y su validez es tan efímera como estas mismas relaciones. Usa términos pseudomarxistas con tono altisonante como la ¡alienación de lo político! (de lo público y lo privado) y no comprende que lo público es el resultado del movimiento de la propiedad privada; que cada estructura pública está al servicio de unas determinadas relaciones de producción. Lo mismo ocurre con la división del trabajo, es incapaz de entender que a unas determinadas relaciones de producción corresponde una determinada división del trabajo. Hablan con desparpajo de la organización y planificación de la empresa capitalista cuyo MAL es la división entre “los que deciden y los que ejecutan” y no comprenden que esta relación es también producto del desarrollo de las fuerzas productivas y modo de producción. Confunde las formas con la esencia de las cosas, el hombre convertido en apéndice de la máquina, en apéndice de la técnica, del sistema es para ellos el fondo del problema. Pierden la esencia, que son meras formas del trabajo asalariado, del hombre convertido en mercancía, que está obligado a vender al mejor postor su humana actividad y el producto de la misma.

    Del mismo modo, el Estado aparece ante ellos como lo público frente a lo privado (el individuo). Si bien, el Estado usurpa las funciones del pueblo no se preguntan el por qué, ni el para qué. Una cosa es la independencia relativa del Estado frente a la sociedad civil y otra muy distinta es perder de vista que el Estado político no es más que la expresión oficial de las sociedad civil. Esto es lo que los anarquistas jamás llegarán a comprender, pues, ellos creen que han hecho una gran cosa apelando del Estado a la sociedad civil, es decir, del resumen oficial de la sociedad a la sociedad oficial.

    Toda la pseudo-teoría anarquista, parte de una perogrullada que concluye en el absurdo: los que mandan -el sistema- nos “joden” porque lo permitimos; y ¿por qué se lo permitimos? porque queremos y/o nos dejamos manipular. ¡No se sabe con qué sortilegio, sin tomar el poder, cambiarán las cosas, ante ello nos proponen la autogestión! ¡Pero cuidado! no podemos tomar el poder porque la autoridad es el demonio personificado, es la pura maldad. El libre mercado elevado a la autogestión de los “productores libres asociados” redimirá y liberará, de una vez para siempre, al espíritu humano; esto es puro misticismo y además antirrevolucionario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s